Protector solar ecológico: protégete del sol con ingredientes naturales y ecológicos

Los protectores solares convencionales están formulados con compuestos químicos que absorben la radiación solar. Tienen una textura muy fluida y agradable al tacto por lo que se han convertido en los preferidos por la mayoría. Pero tienen algunos inconvenientes.

La absorción de estos compuestos puede provocar irritaciones en pieles sensibles o reactivas, ya que pueden penetrar superficialmente la capa más externa de la epidermis.

Ciertos ingredientes que componen los filtros químicos, como la oxibenzona y el octilmetoxicinamato, no son biodegradables y tienen un impacto negativo sobre los ecosistemas marinos, ya que dañan los corales y la fauna que vive en ellos.

No hay más que pensar en las miles (o incluso millones si pensamos en todo el mundo) de personas, que abarrotan las playas en verano. Una parte de esa crema solar acaba diluyéndose en el agua del mar.

¿Qué efectos puede producir esa crema solar en los ecosistemas marinos?

Esta crema solar liberada en el mar reacciona con los rayos ultravioletas del sol generando un fuerte agente oxidante (el peróxido de hidrógeno), que resulta dañino para los ecosistemas marinos.

Según el estudio del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (UIB-CSIC), algunos de estos compuestos tienen efectos tóxicos sobre el fitoplancton marino, los crustáceos, las algas y los peces. Asimismo, podrían extenderse también a otros componentes del ecosistema a través de la cadena trófica, como plantas marinas, crustáceos, algas y peces.

Según otro estudio de la Universidad de Tel Aviv, las sustancias químicas comunes en lociones de protección solar y otros productos cosméticos plantean una amenaza existencial, incluso en concentraciones minúsculas, para los corales y arrecifes de coral del planeta.

Según otro estudio de la contaminación ambiental en Hawaii y las Islas Vírgenes de los EE. UU. sobre los efectos toxicopatológicos de los filtros solares, determinaba que los arrecifes de coral son los más afectados por los compuestos químicos de las cremas solares, sobretodo por la oxibenzona o Benzofenona-3.

Este compuesto orgánico afectaría al ADN de los corales interrumpiendo su reproducción y crecimiento, y, en consecuencia, favorecería su desaparición. Según el estudio citado, una sola gota de ese compuesto, el Benzophenone-3, diluida en seis piscinas olímpicas, ya podría dañar a los corales acelerando su blanqueamiento.

Por tanto, sí, la crema solar puede hacer mucho más daño a los ecosistemas marinos que el que podríamos pensar. Son miles las gotas de centenares de miles de bañistas que, durante varios meses y en algunas regiones, llegan al mar todo el año.

En algunos destinos como Riviera Maya, Hawaii o Palaos, se ha prohibido el uso de las cremas solares tradicionales por su efecto sobre los ecosistemas marinos.

¿Son los protectores solares con filtros físicos la alternativa ecológica?

Los protectores con filtros solares físicos están elaborados con polvos minerales inertes como el óxido de zinc u óxido de titanio, de ahí que se conozcan también como filtros minerales. Éstos forman una capa en la piel que refleja la luz solar y crea una barrera que impide la penetración de los rayos UV en nuestro cuerpo. No interviene en ningún proceso químico de nuestro organismo, simplemente actúa sobre la piel a modo de pantalla o bloqueador solar.

Son especialmente recomendados para bebés y niños, personas con la piel muy sensible.

Los filtros minerales son biodegradables

El filtro físico es un compuesto mineral, normalmente óxido de titanio o de zinc. Su función principal es proteger la piel de la radiación solar, pero a la vez, son considerados menos contaminantes. Son componentes que interactúan con la flora y la fauna marina sin complicaciones. Sus compuestos pueden descomponerse en elementos químicos naturales.

Siempre sin nanopartículas

Sus texturas algo más espesas se han considerado, hasta ahora, un inconveniente, a nivel de uso y aplicabilidad. Para salvar este inconveniente, meramente estético, algunas marcas introdujeron las nanopartículas, partículas microscópicas con una dimensión menor a la de 100 nanómetros, con lo que es posible conseguir texturas que son mucho más agradables al tacto y dejan la piel menos blanca.

“Pero esta tecnología trabaja con partículas tan pequeñas que pueden llegar a atravesar la membrana celular y tener, por tanto, efectos dañinos, por lo que no solo
pueden afectar nuestra salud, sino también la de las especies marinas.

Entonces… ¿cómo debe ser un protector solar ecológico?

De acuerdo a la normativa ecológica: se excluyen todos los químicos que puedan ser sustituidos por ingredientes de origen natural, con especial énfasis en aquellos cuyo uso esté cuestionado en temas de protección de la naturaleza, o de la salud del consumidor. Algunos de estos ingredientes son:

  • Oxibenzona (Benzofenona-3). Es un compuesto químico que tiene una alta afectación en el ADN de los corales. Su continua utilización y consiguiente presencia en el mar, podría llevar a la desaparición de los arrecifes.
  • Octinoxato
  • Nanopartículas de óxido de zinc o dióxido de titanio. Solo las nanopartículas.
  • Alcanfor de 4-metilbencilideno
  • Ácido paraaminobenzoico
  • Parabenos (Parabenos de etilo, Metilparabeno, Propilparabeno, Butilparabeno, Bencilparabeno)
  • Triclosan
  • Cualquier tipo de microesferas o perlas microplásticas

Para lo cual, lo mejor es guiarse por aquellos protectores solares que tienen un sello ecológico reconocido, que certifique que cumple los requisitos para ser un producto bio y que por tanto nos garantizan:
Que se respetan principios y requisitos ecológicos

  • Los procedimientos de producción y de procesamiento deben ser ecológicos y saludables para los consumidores
  • Hacer uso responsable de los recursos naturales y respetar la biodiversidad
  • Ausencia de ingredientes petroquímicos
  • Ausencia de Organismos modificados genéticamente (OGM)
  • Sus envases deben ser reciclables

Que son transparentes en la información que facilitan al consumidor

  • Las etiquetas, tanto de los cosméticos ecológicos como de los que no lo son; de acuerdo con la legislación, deben incluir la composición e información de sus activos y principales acciones

Que son productos regulados y controlados

  • Es impresindible que una organización independiente certifique el cumplimineto de una serie de requisitos

Organismos de certificación de productos de protección solar ecológicos

Ecocert

Es el organismo de certificación para el desarrollo sostenible que regula y certifica la cosmética natural y ecológica, con sus certificados de cosméticos ecológicos o el de “cosmos organic”. Un protector solar certificado por Ecocert es un producto supervisado por unas normas muy estrictas. Ecocert supervisa toda la producción, la creación de fórmulas, la fabricación, el envasado y los procesos de empaquetado de los productos que certifica, así como la posterior comercialización.

El certificado Ecocert garantiza un mínimo de ingredientes naturales y procedentes de la agricultura ecológica en la elaboración de productos de cosmética natural, además los ingredientes deben ser elaborados con procedimientos respetuosos con el medio ambiente. Ecocert es uno de los primeros organismos de certificación en desarrollar un estándar para los “Cosméticos naturales y ecológicos”.

Los requisitos se recogen en una norma o estándar ecológico como ECOCERT:

  • Limitación en el uso de ingredientes derivados de petroquímicos y sintéticos.
  • Mínimo 95% ingredientes ecológicos del total de ingredientes que procedan de agricultura ecológica.
  • Mínimo 20% de ingredientes totales procedentes de agricultura ecológica (10% para productos con aclarado).
  • Fórmulas únicamente con conservantes autorizados y perfumes 100% de origen natural.

Cosmébio

Es una asociación francesa de cosmética ecológica, natural y biológica que certifica a los productos que sigan las siguientes normas:

  • Respeto del medio ambiente
  • Embalajes reciclables o biodegradables
  • Ausencia de experimentación sobre animales
  • Ausencia de parabenos e ingredientes químicos
  • Control del proceso de fabricación

Cosmebio presentó su etiqueta en 2002 para brindar al consumidor una manera rápida y fácil de detectar cosméticos que cumplan con todos estos requisitos.

Su definición de cosmética orgánica se basa en 3 valores: una gran cantidad de ingredientes naturales en la fórmula, un profundo respeto por el medio ambiente y un fuerte compromiso social.

  • Productos con un alto porcentaje de origen natural e ingredientes ecológicos (mínimo 95% de ingredientes de origen natural) y cero ingredientes controvertidos.
  • Utilizando ingredientes de origen natural y ecológicos con los niveles más altos posibles de agentes cosméticos activos.
  • Transparencia para el consumidor: el envase de cosméticos ecológicos debe brindar información clara a los consumidores, como el porcentaje de origen natural y orgánico, sin dejar lugar a dudas.
  • Condiciones de trabajo y de vida que dan a las personas un sentido de dignidad y realización personal.
  • Respeto a la naturaleza: sin dañar el medio ambiente utilizando métodos de procesamiento y limpieza no contaminantes.
  • Respeto por los animales.

Bioregena, una marca consciente

Bioregena nace de la necesidad de ofrecer a toda la familia productos de protección solar elaborados únicamente con filtros minerales, ingredientes de origen natural y de agricultura ecológica y con el máximo respeto por el medioambiente.

Todos los productos de la marca se fabrican en Francia y contienen de media un 99% de ingredientes naturales y un 76% de ingredientes bio. Además, de acuerdo a la normativa ecológica: se excluyen todos los químicos que puedan ser sustituidos por ingredientes de origen natural.

Al dar prioridad materias primas provenientes de agricultura ecológica, apoyamos un modo de producción que respeta el medioambiente y ayuda a conservar la naturaleza.