¿Protector solar mineral o con filtros químicos?

Es fácil pensar que todos los protectores solares son iguales ya que al fin y al cabo su objetivo es el mismo, protegernos de la radiación solar y evitar sus efectos dañinos. Pero lo cierto es que hay diferentes fórmulas de protección solar según su composición y su acción sobre la piel. Conocer sus diferentes características puede ser útil para elegir el fotoprotector más adecuado para nuestro tipo de piel y la de nuestra familia.

¿Cómo actúan los filtros solares?

Los protectores solares que se aplican sobre la piel forman una película que actúa como barrera protectora con el objetivo de minimizar la cantidad de rayos UV que penetran en la piel. Para frenar la acción de los rayos estos protectores solares contienen un ingrediente vital: los filtros solares.

Estos filtros solares pueden ser de dos tipos, físicos (también llamados filtros solares minerales, ya que su origen es precisamente este: mineral) y químicos. El rechazo que provoca últimamente la palabra ‘químico’ hace que muchas personas prefieran decantarse por la primera opción. Pero ¿cómo funcionan? ¿Cuáles son mejores?

Un protector solar mineral… cómo funciona

Contienen filtros solares minerales que actúan como bloqueadores físicos y están formados por minerales normalmente óxido de titanio y de zinc, estos actúan como microespejos y reflejan las radiaciones de rayos ultravioleta.

Ventajas de los filtros minerales

Los protectores solares minerales son muy eficaces. Actúan como un escudo natural en el que los rayos solares “rebotan”. Por eso, antiguamente se conocía a estos protectores con el nombre de pantalla total. Son de amplio espectro; retienen las radiaciones solares de la zona del ultravioleta y también las del visible y las del infrarrojo.

Debido a que están formulados con compuestos naturales destacan especialmente, por su baja probabilidad de generar alergias o sensibilidad de la piel. Son, por tanto especialmente indicados para niños y bebés, así como en pieles muy sensibles.

Son muy resistentes y no se degradan. Destaca su persistencia sobre la piel, es decir, su capacidad de resistir a pesar de fricciones, baños, sudoración, etc.

De todos modos, luego siempre es necesario revisar la fórmula del producto final en el que estos filtros se incorporan, ya que puede variar en función de la fórmula de este producto final.

Los fotoprotectores con filtros minerales actúan nada más aplicarlos, son de efecto inmediato y por tanto es posible su aplicación en el mismo momento de la exposición solar.

Los filtros físicos son biodegradables. El filtro físico es un compuesto mineral, normalmente óxido de titanio o de zinc. Su función principal es proteger la piel de la radiación solar, pero a la vez es menos contaminante. Son componentes que interactúan con la flora y la fauna marina sin complicaciones. Sus compuestos pueden descomponerse en elementos químicos naturales.

Inconvenientes de los filtros minerales

Suelen ser de texturas más densas que dejan la piel con un aspecto algo más blanquecino y su aplicación puede ser algo menos fluida que los protectores de filtros químicos. Sus texturas (algo más espesas) se han considerado, hasta ahora, un inconveniente, a nivel de uso y aplicabilidad.

Filtros minerales y nanopartículas

Para salvar este inconveniente, meramente estético, algunas marcas introdujeron las nanopartículas, partículas microscópicas con una dimensión menor a la de 100 nanómetros, con lo que es posible conseguir texturas que son mucho más agradables al tacto y dejan la piel menos blanca. Pero esta tecnología trabaja con partículas tan pequeñas que pueden llegar a atravesar la membrana celular por lo que, preventivamente, algunos fabricantes ecológicos de cremas solares no usan esta nanotecnología.

Después de la entrada en vigor la ley EC 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de noviembre de 2009 sobre los productos cosméticos es obligatorio para las marcas citar en la etiqueta la palabra “nano” entre paréntesis cuando se use nanotecnología, por lo que es posible comprobarlo en los envases.

Por suerte, actualmente existen formulaciones innovadoras de algunas marcas que han logrado minimizar este inconveniente, consiguiendo una alta sensorialidad en su gama de productos combinando los filtros físicos con aceites vegetales; consiguiendo texturas más fluidas y agradables al tacto y que además aportan una hidratación extra.

Y los filtros químicos… cómo funcionan

Los filtros químicos están basados en compuestos de carbono. Absorben la radiación ultravioleta de los rayos del sol y la devuelven como radiación térmica, inocua para nuestro cuerpo.

Ventajas de los filtros químicos

No suelen presentar problemas de formulación, por lo que son los más utilizados.
Su aplicación es más agradable ya que tienen una textura más fluida, por lo que suelen ser los preferidos.

Inconvenientes de los filtros químicos

Nuestro cuerpo tiene su propio método de protección de los rayos UVA, como por ejemplo la melanina.

Además algunos estudios dicen que pueden provocar irritaciones en pieles sensibles o reactivas ya que pueden penetrar (que no atravesar) superficialmente en el estrato córneo (capa más externa de la epidermis), generando posibles irritaciones o dermatitis de contacto.

Al ser moléculas orgánicas que actúan por absorción de la radiación requieren del orden de 30 min para ejercer esta acción, por lo que es recomendable su aplicación media hora antes de la exposición solar.

Otro aspecto negativo de los solares formulados con filtros químicos es que tienen un impacto negativo considerable sobre los ecosistemas marinos. No son biodegradables y contaminan las aguas.

Está comprobado que ciertos ingredientes de los filtros químicos como la oxibenzona y el octilmetoxicinamato, tienen un impacto negativo sobre los ecosistemas marinos, ya que dañan los corales y la fauna que vive en ellos.

Es fácil imaginar la afectación del fondo marino de cualquier litoral plagado de veraneantes. Por tanto, cada vez se está defendiendo más el uso de cremas solares biodegradables con filtros físicos.

Conclusiones

Es evidente que la protección solar es imprescindible para evitar riesgos bajo el sol, pero hay que saber elegir el tipo de cremas solares más respetuosas con nuestro organismo y con el medio ambiente y decantarse por los filtros solares más inocuos y lo más naturales posibles.

Bioregena, una marca consciente

Bioregena nace de la necesidad de ofrecer a toda la familia productos de protección solar elaborados únicamente con filtros minerales, ingredientes de origen natural y de agricultura ecológica y con el máximo respeto por el medioambiente.

Todos los productos de la marca se fabrican en Francia y contienen de media un 99% de ingredientes naturales y un 76% de ingredientes bio. Además, de acuerdo a la normativa ecológica: se excluyen todos los químicos que puedan ser sustituidos por ingredientes de origen natural.

Al dar prioridad materias primas provenientes de agricultura ecológica, apoyamos un modo de producción que respeta el medioambiente y ayuda a conservar la naturaleza.